Reencuentro

  Ya no quedaba nadie, el banco de siempre estaba vacío. Sólo estaba yo lanzando suspiros al infinito recordando las tardes eternas junto a ellas. De pronto apareció y se sentó a mi lado. Bastó con una sonrisa para expresar lo mucho que nos habíamos extrañado, los momentos vividos en ese mismo banco. Un punto... Leer más →

Amistad

El día que la conoció sintió esa conexión e inmediatamente supo que era la hermana mayor que nunca había tenido.

WordPress.com.

Subir ↑