Cada atardecer

  Apareció como cada día al atardecer. Seguía arrastrando aquella vieja bicicleta oxidada. Se acercó al mismo banco de siempre, ese banco solitario del parque que parecía estar reservado sólo para él. En su espalda, dentro de una ajada funda, su más preciado tesoro. Se la quitó y la dejó en el suelo, justo ahí, a los pies de su bici. Se quitó el remendado abrigo gris que siempre llevaba puesto, hiciese frío o calor, y lo apoyó sobre el respaldo. Pero la boina, esa chapela que le cubría la cabeza y ocultaba de alguna manera la expresión de sus ojos, nunca se la quitaba.

  Siempre hacía lo mismo, repetía cada paso. Aquella era su rutina. Aun así, ningún día era como el anterior. Cada atardecer era diferente. El sol empezaba a descender y ocultarse tras las montañas tintando el cielo de colores anaranjados. Abrió la funda y lo sacó. Se lo colocó en el hombro y empezó a sonar una nueva melodía. Sus manos arrugadas acariciaban aquel instrumento con ternura y pasión. Sus dedos largos se deslizaban por las cuerdas veloces y con delicadeza. Los últimos rayos de sol caían sobre aquel viejo violín haciéndolo brillar en medio de las sombras de los árboles.

  La gente iba y venía. Muchos se paraban sorprendidos al escucharlo, otros ni se detenían. El hombre ni se inmutaba. Él seguía tocando, sintiendo cada nota como si saliera desde dentro de su piel. Las últimas luces del día se iban apagando al igual que aquella canción. La última nota sonó dulcemente desvaneciéndose con el viento. Me levanté y me acerqué a él para dejarle unas monedas dentro de esa deslucida funda de violín. Le quise mirar de reojo y me di cuenta de que tenía la vista clavada en mí. Lo miré fijamente y descubrí una mirada llena de melancolía, armonía y felicidad. Entonces me sonrió. Una tímida sonrisa se dejó entrever tras los pelos de esa frondosa barba grisácea. Le devolví la sonrisa, di media vuelta y me alejé con los ojos humedecidos. Lo volvería a ver al día siguiente y él lo sabía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: